TRENDING

martes, 7 de marzo de 2017

GRAVESEN: LA NUEVA VIDA DE UN VIEJO Y SINGULAR CONOCIDO

El danés Thomas Gravesen siempre fue un tipo particular, especial, diferente. Nuestro país lo conoció por primera vez cuando fichó por el Madrid procedente de Inglaterra (Everton), en el estío del año 2004. Sus primeros pasos con el balón fueron conocidos en Vejle, su localidad natal, aunque se fue bastante pronto al Hamburgo teutón, conjunto en el que pasó tres cursos. En Alemania fue reconocido como el mejor jugador extranjero de la competición, fenómeno que le sirvió para que los ojeadores del equipo británico pusieran la vista sobre él.
Gravesen
Gravesen
 

Pasaría un lustro en este equipo, hasta que fichó por los blancos, club más laureado del mundo el siglo pasado por sus conquistas.
Este sábado se disputó el caliente derbi sevillano entre Real Betis y Sevilla, con victoria para los visitantes, y no exenta de polémica. Seguro que los apostantes de webs como 888Sport.es que vaticinaron una victoria visitante en Heliópolis, andarán de enhorabuena por el resultado cosechado.
Fichó por el Madrid hace ya más de una década, aunque para muchos pareciese que fuese ayer, y lo recuerden como si de un reciente recuerdo se tratase. El tiempo vuela…
Nuestro protagonista no era (nunca lo fue) uno de los mejores centrocampistas del panorama futbolístico europeo. Tampoco es uno de esos jugadores que hayan nacido para triunfar en el Bernabéu. No obstante, causó furor, dejando indiferente a nadie a su paso. Más que como jugador, en su faceta de “showman”, de personaje pintoresco que caía simpático y causaba gracia en el prójimo allá por donde pasaba.
El madridismo difícilmente olvidará su famosa “Gravesinha”, jugada tremendamente cómica, y a la que la tv y los distintos medios de comunicación le supieron sacar partido. Mucho depende de ellos la dimensión que cobró Thomas en este ámbito de individuo popular.
Una vez su paso por el Madrid fue perdiendo actualidad, poco se ha sabido hasta hace relativamente poco sobre el medio danés. Pues bien, se conoció que el futbolista había cambiado radicalmente de estilo de vida tras abandonar su profesión, según diversas informaciones de diarios de su país. El mítico “ogro” de Chamartín, se trasladó junto a su pareja, la modelo estadounidense Kamila Persse, a Las Vegas, donde se ha dedicado estos años a vivir alocadamente. No ha elegido mal sitio, la llaman la “Ciudad del Pecado”, y probablemente no sin razón.
Gravesen acabó su carrera en el Celtic de Glasgow, y poco después regreso a su tierra, pero tras una serie de inversiones, en las que muchos especulan que podría haber ganado algo así como cien millones de euros, se marchó a tierras yankees, para continuar su vida rodeado de auténtico lujo y desenfreno.
Thomas ha cambiado los partidos de fútbol por el póker, la ruleta, las fiestas o el blackjack, y vive a lo grande. En Estados Unidos ha pretendido pasar inadvertido, pero es algo cercano a la utopía, sobre todo cuando vas por todos lados paseando a gran velocidad en un Mercedes SLR McLaren.
Sin duda, se trata de uno de los personajes más recordados de la historia de nuestro fútbol reciente, y precisamente, no por sus logros en el césped. Thomas nunca fue un tipo “al uso”, y parece que esta corriente le acompañará el resto de sus días en el mundo…       
 
      Google +    Twitter    Facebook
                      COPYRIGHT © NARCISO MALDONADO 
Foto Por Cortesía: 
Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"
      POLÍTICA   ASTRONOMÍA    MEGA MOTOR

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario

Deja tu Comentario Deportivo. Gracias

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top